Vitrificación de óvulos, congelación rápida

La congelación permite que la transferencia embrionaria aumente significativamente

La congelación rápida de embriones permite que las ventajas que ofrece la tecnología de la transferencia embrionaria aumenten significativamente. Según la velocidad de enfriamiento, concentración y tipo de crioprotector utilizado, hay varios métodos para congelar embriones.

¿Qué es la Vitrificación de óvulos?

Esta técnica ha sido incorporada a la reproducción humana asistida en el año 2005 y aceptada rápidamente por todos los grupos mundiales dedicados a la reproducción. Su éxito, radica no solo en una mayor tasa de recuperación ovocitaria y embrionaria, si se compara sus resultados con la utilizada hasta ahora de congelación lenta, sino también con una mayor tasa de fertilización ovocitaria, tasa de implantación embrionaria y de gestaciones evolutivas.

La técnica es de fácil manejo aunque precisa de un entrenamiento adecuado al ser los tiempos muy importantes para el éxito, no precisa de aparatajes costosos y el tiempo de realización es inferior y menos tedioso, si lo comparamos con la congelación lenta.

Características de la vitrificación

La técnica consiste en una inmersión rápida en nitrógeno líquido de los ovocitos o embriones, junto con la utilización de crioprotectores a alta concentración por lo que pasan de temperatura ambiente a -196 ºC en fracciones de segundos. Esto produce un paso rápido del estado líquido a sólido de las células y que denominamos vitrificación. La vitrificación de ovocitos, embriones en estadio de 4-8 células o en estadio de blastocisto mediante esta técnica consigue una tasa de recuperación, muy superior a la congelación/descongelación tradicional o lenta.

También abre el futuro de los bancos de ovocitos, prohibido por la gran mayoría de las legislaciones por sus resultados inciertos cuando se utilizaba la congelación lenta, al afectar esta técnica al cito-esqueleto de los ovocitos por formarse cristales que rompían las cadenas de las proteínas y  las cadenas del ADN de los cromosomas, dañándolo y destruyendo su potencial reproductivo.

La utilización de esta técnica se ha universalizado en muy poco tiempo por su magnífico éxito.